Horario de Atención

Lunes - Viernes : 09:00am – 18:30pm    

Dirección

Centro Médico Hospital del Trabajador

Av. Vicuña Mackenna 210, Providencia, Santiago 

Correo: contacto@cirugiacolumna.cl

  • Facebook icono social
  • Icono social Twitter

© 2018 por Neuromedika HealthCare Solutions.

¿Cuál es el tratamiento para la Espondilolistesis Degenerativa?

Existe una amplia gama de opciones de tratamiento no quirúrgico (como analgésicos, hielo o aplicación de calor) que pueden ayudar con el dolor de una espondilolistesis degenerativa.

Existen cuatro categorías de opciones de tratamiento que un paciente podrá escoger:


Modificación de la actividad física

Los pacientes pueden modificar sus actividades para que pasen más tiempo sentados y menos tiempo de pie o caminando. La modificación de la actividad generalmente incluye:

Un breve período de descanso (por ejemplo, uno o dos días de reposo en cama o descansando en una silla reclinable)

Evitar estar de pie o caminar durante largos períodos de tiempo.

Evitar el ejercicio de alto impacto.

Evitar actividades que requieran doblarse excesivamente hacia atrás.

Fortalecimiento de la musculatura de la estabilidad (Musculatura del Core)


Si la modificación de la actividad reduce sustancialmente el dolor y los síntomas del paciente, esta es una forma aceptable de controlar la enfermedad a largo plazo. El autocuidado puede ayudar en este enfoque, como la aplicación de compresas frías y almohadillas térmicas y / o tomar analgésicos apropiados de venta libre, como paracetamol y / o celecoxib u ocasionalmente AINES (Ketoprofeno, ketorolaco, etc), después de caminar o cualquier actividad extenuante.


Para los pacientes que desean ser más activos, la bicileta estática es una opción razonable, ya que la actividad en la posición sentada es mejor tolerada. Otra opción es la terapia en la piscina (terapia física realizada en una piscina caliente), ya que el agua proporciona apoyo y flotabilidad y el paciente puede hacer ejercicio en una posición flexionada hacia adelante. Otra alternativa adecuada es la realización de ejercicios tipo Pilates.


Muchos pacientes también se benefician del ejercicio y el elongación controlados y graduales como parte de un programa de fisioterapia para mantener y / o aumentar el rango de movimiento y la flexibilidad, lo que a su vez tiende a aliviar el dolor y ayuda al paciente a mantener su capacidad de funcionar en sus actividades de la vida diaria.


Terapia Física

La Terapia Física proporcionada por kinesiologos, fisiatras u otros profesionales de la salud debidamente capacitados pueden ayudar a reducir el dolor disminuyendo la disfunción articular y el dolor.

Muchos pacientes tienen un dolor muy intenso y no soportan las sesiones de terapia física, por lo que es necesario un tratamiento analgésico previo (Bloqueo facetario, inyección epidural de corticoides) a la realización de programas de terapia física.


Bloqueo Facetario e infiltración epidural

Para los pacientes con dolor intenso, especialmente dolor de espalda baja y en las piernas, los bloqueos facetarios con las inyecciones epidurales de esteroides pueden ser una opción de tratamiento razonable. Las inyecciones son efectivas para ayudar a controlar el dolor y aumentar la función del paciente en hasta el 50% de los casos. Si una inyección epidural de esteroides funciona para aliviar el dolor del paciente, se puede hacer hasta tres veces por año. El tiempo durante el cual la inyección epidural lumbar puede ser efectiva es muy variable, ya que el alivio del dolor puede durar desde semanas a un año.


Cirugía

La cirugía para la espondilolistesis degenerativa muchas veces no es necesaria, y la mayoría de los pacientes pueden controlar sus síntomas con las opciones no quirúrgicas anteriores. Se puede considerar la cirugía si el dolor del paciente es incapacitante o si el paciente está experimentando un deterioro neurológico progresivo.

Los objetivos de la cirugía son realinear el segmento afectado de la columna vertebral para aliviar la presión sobre el nervio y proporcionar estabilidad al área.

La cirugía para una espondilolistesis degenerativa generalmente incluye dos partes, realizadas en una sola operación:

Una fase de descompresión (también llamada laminectomía)

Una fase de fijación vertebral con instrumentación con tornillo pedicular, la cuál se realiza en paciente con inestabilidad documentada mediante radiografías dinámicas.

Es una cirugía con un periodo de recuperación más largo que la discectomía ya que hay más disección. La estancia hospitalaria suele oscilar entre uno y tres días. Puede tardar hasta un año en recuperarse por completo. Por lo general, la mayoría de los pacientes pueden comenzar la mayoría de sus actividades después de uno a tres meses. Una vez que el hueso se fusiona, cuanto más activo esté el paciente, más fuerte se volverá el hueso.


Descompresión y fijación de columna vertebral

Beneficios potenciales de la cirugía

La cirugía de fijación vertebral para una espondilolistesis degenerativa generalmente es bastante exitosa, con más del 90% de los pacientes mejorando su función y disfrutando de una disminución sustancial en su dolor.

Existen numerosos riesgos y posibles complicaciones con la cirugía para la espondilolistesis degenerativa y son básicamente los mismos que para cualquier cirugía de fijación. Existen riesgos de no unión (no fusión o artrodesis), falla del hardware, dolor continuo, degeneración del segmento adyacente, infección, sangrado, fistula de líquido cefaloraquídeo, daño de la raíz nerviosa y los riesgos anestésicos generales asociados. La mayoría de estas complicaciones son raras, pero se pueden observar con mayor frecuencia en ciertas situaciones. Las condiciones que aumentan el riesfo de complicaciones quirúrgicas incluyen: fumar (o cualquier ingesta de nicotina), obesidad, fusiones multinivel, osteoporosis (adelgazamiento de los huesos), diabetes, artritis reumatoide o cirugía anterior fallida.

Dado que la espondilolistesis degenerativa es una condición que afecta de manera más frecuente a personas mayores de 60 o 65 años, la cirugía presenta algún riesgo adicional. El riesgo quirúrgico está más directamente relacionado con la salud general de un paciente y no con su edad absoluta.

Especialmente en pacientes que tienen múltiples problemas médicos, la cirugía puede ser muy riesgosa. Para algunos pacientes, incluso si los tratamientos no quirúrgicos no han logrado aliviar sus síntomas, la cirugía puede presentar demasiado riesgo, y los bloqueos facetarios con inyecciones epidurales intermitentes combinadas con la modificación de la actividad pueden ser su mejor opción.

Después de un procedimiento de fijación, es posible la degeneración del segmento espinal adyacente a la fijación. En un intento por aliviar la transferencia de estrés adicional al siguiente segmento, actualmente se están estudiando muchos dispositivos diferentes que prometen poder reemplazar la función de la articulación facetaria sin tener que incluir un procedimiento de fijación. Es demasiado pronto para determinar si los resultados de estas nuevas tecnologías son mejores o peores que el procedimiento de fusión estándar.

363 vistas

Vicuña Mackenna 210, Providencia, Santiago. Chile